Dar la cara

Una de las obligaciones de un político es, sin duda, rendir cuentas ante los ciudadanos y ciudadanas. La diferencia entre unos cargos públicos y otros radica en cuándo y cómo hacen efectiva esta premisa básica de la democracia moderna.

Algunos creen que basta con comparecer de vez en cuando en rueda de prensa, ofrecer contadas entrevistas a medios de comunicación, dar unos cuantos mítines y aparecer anualmente en el Debate de Estado de la Nación, o una versión autonómica o local de éste. Yo me revelo ante esta forma de hacer las cosas, a todas luces insuficiente. Más aún en pleno siglo XXI con todos los avances tecnológicos y sociales que estamos experimentando.

Las nuevas tecnologías de la comunicación y la información han cambiado de forma radical las relaciones entre ciudadanía y políticos. En su día, la televisión ya supuso una revolución en la materia al permitir a los cargos públicos dirigirse a los vecinos y vecinas de manera masiva sin más separación que una pantalla, pero Internet y las redes sociales han ahondado en este cambio.

Ahora es posible una interacción directa, diaria y sin intermediarios ni cortapisas con la ciudadanía. Yo intento aprovechar este avance con la presencia en Twitter y Facebook, este blog, y las entrevistas on-line mensuales.

Pero se equivoca, creo yo, quien piense que un político virtual es suficiente. Es necesario también reforzar la presencia física del político, y en ello me voy a esmerar. Por dos razones: la primera es que todavía hay muchas personas, sobre todo mayores, que no se han sumado a las redes sociales ni saben navegar por Internet, y la segunda es que el cara a cara genera empatía y cercanía con las personas.

Ya atiendo presencialmente a los vecinos y vecinas una vez a la semana, los jueves a la tarde, en el Ayuntamiento, y a menudo me acerco a los barrios a conocer de primera mano los problemas de la ciudadanía. Ahora bien, os adelanto que quiero dar un nuevo paso en este proceso de transparencia y participación ciudadana en el que estamos inmersos en Barakaldo. Mis compañeros del Gobierno local y yo tenemos en mente muchas ideas y proyectos en este sentido, y los pondremos en práctica. Pero, como no, son bienvenidas las sugerencias. Porque escuchar y responder -es decir, dar la cara- es unas bases de la buena política.

Anuncios

2 pensamientos en “Dar la cara

  1. Pues estoy de acuerdo con usted: la gobernanza exige cercanía y, precisamente, las TIC aunque favorecen la misma, son sólo un apéndiz: la ciudadanía se alegra de ver al representante de los ciudadanos pisando la calle (como hace usted cuando practica deporte,…), escuchando comentarios de uno u otro vecino, conociendo, en definitiva lo que ocurre en el pueblo.
    Un saludo

  2. Genial! los ciudadanos también estamos esperando ver más ejercicios de transparencia y participación ciudadana. Poder hacer llegar preguntas al alcalde está muy bien, pero ¿Por qué no se le da voz a los ciudadanos en los plenos? Es ahí donde se deciden los temas que nos conciernen a todos. ¿Por qué no establecer un canal que haga llegar la voz del ciudadano? Y,¿Para cuando ejercicios de democracia directa? También se equivoca quien piensa que un voto cada cuatro años te legitima para cualquier cosa mientras ejerces el poder, o por otro lado, te libera de la responsabilidad de ser ciudadano hasta las siguientes elecciones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s