A por la III República

Ayer conmemoramos el 83 aniversario de la proclamación de la II República; o, lo que es lo mismo, el régimen que implantó por primera vez el sufragio universal en nuestro país.

En 1933 -dos años después de iniciar su andadura la II República- hombres y mujeres de toda clase y condición pudieron votar en igualdad para elegir a sus representantes políticos, ejercitando un derecho irrenunciable que no se valora en su justa medida hasta que se pierde.

No fue casualidad que este derecho nos llegara de la mano de una República. Si hay un sistema democrático por definición, ése es la República, porque nos otorga a los ciudadanos y ciudadanas la capacidad de elegir a todas las personas que nos representan, incluido el Jefe del Estado. Y eso no ocurre en la actualidad. El Rey no fue designado en unas urnas ni puede ser expulsado de su cargo cuando una mayoría social así lo decida en unas elecciones.

¡Ojo! Para nada estoy intentado hacer de menos el trabajo de Don Juan Carlos por la democracia. De hecho, a estas alturas todos sabemos que su papel fue determinante para finalizar con casi cuatro décadas de dictadura Franquista.

Pero, dicho esto, creo que cada cual debe ser fiel a sus ideales, de reivindicar aquello que considera justo, y eso es lo que hago hoy, aquí, al pedir abiertamente la proclamación de la III República; un nuevo sistema democrático en el que los ciudadanos y ciudadanas tengamos todo el poder de decisión sobre nuestros representantes institucionales.

Un sistema independiente, en el cual tanto los gobernantes como los gobernados se sometan por igual a un conjunto de principios fundamentales establecidos en una Constitución. Sin privilegios ni cargos heredados.

Anuncios

3 pensamientos en “A por la III República

  1. Señor García,

    Como militante socialista, le agradezco que publique abiertamente la postura que compartimos una parte importante de los militantes del partido.
    Como ciudadano, le agradezco su honradez diciendo a las claras lo que piensa, y que se comprometa de esta manera con ello.

    Un saludo

  2. Estimado alcalde, a estas alturas no creo que se pueda justificar la monarquía por muchas razones. Primero, porque no es democrática: el cargo más importante del Estado no es electivo. Segundo, porque a su sombra puede crecer de manera soterrada la corrupción; y no mencionaremos los casos de corrupción vividos en la jefatura del Estado. Tercero, porque no va con los tiempos. Cuarto, porque los privilegios por origen o familia son intolerables. Quinto, porque la Historia (casi toda ella en España monárquica) no justifica un futuro de monarquía… Etcétera.

    Sin embargo, apelo a tu profesión de historiador para poner en contexto la situación en que vivimos. España vivió en dictadura hasta hace apenas 35 años. Este periodo, en términos históricos, ¿es mucho o poco? ¿Vivimos en un país democráticamente maduro? ¿Está preparado el país y la sociedad para una república, con todo lo que ello conlleva? ¿Ha sido la monarquía fuente de estabilidad o de discrepancia? ¿Es casualidad que los más fervientes republicanos sean los nacionalistas, que quieren cargarse el proyecto de España? ¿No deberian ser los republicanos los primeros españoles, sin nacionalismos españolistas ridículos, pero sin complejos de españolidad?

    La República es un ideal al que deben tender los países, con independencia de que hablemos del RU, Dinamarca o España. Hay ya en el RU y todos los demás países monárquicos de Europa, ¡paradoja!, movimientos republicanos asentados y crecientes. Sin embargo, la república de por sí no resuelve los problemas de una sociedad. La república, como cualquier otro sistema, debe tener contenido además de continente. Si no, como bien recoge el último proyecto del PSOE aprobado en su último congreso, será mejor quedarnos como estamos. Si la república se ve como una oportunidad para cargarse España, si se ve como una fuente de inestabilidad, si se ve como un camino al enfrentamiento social o si empobrece nuestra democracia (hay monarquías democráticamente intachables, como hay repúblicas impresentables), entonces será mejor quedarnos de esta manera.

    Esto es, veo a la república como un ideal en el horizonte. Pero no tengo prisa en llegar a ella porque antes hay que preparar al país para que sea estable y fuerte. Esa estabilidad, madurez y fuerza podrán estar listas dentro de veinte, cincuenta o cien años. Pero es necesario llegar a ellas con sensatez, sea para nuestra generación, la que nazca ahora o la que nazca dentro de 30 años. Esto vale para todos los países monárquicos, que se están, en mi opinión, preparando para ello. Por ejemplo, el referendum de Escocia será una excusa perfecta para redactar una Constitución británica, como ha pedido Gordon Brown. Y eso pondrá las bases para una república británica. Tiempo al tiempo.

    Muchas gracias, eskerrik asko.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s