Los valores, las personas

Cuando un político pierde la perspectiva de que el centro de sus acciones son los ciudadanos y ciudadanas a los que representa, no comete un simple fallo. Queda atrapado en el mayor error que puede cometer como representante público.

Convendrán conmigo en que lo difícil es saber cuándo se cae en ese error, porque no todo el mundo opina igual y el mismo asunto puede ser visto con ojos muy diferentes. El mecanismo de alerta que yo suelo usar es lo que palpo a pie de calle; es decir, lo que me comentan la mayoría de los propios vecinos y vecinas. Y es que yo soy alguien normal, que pasea a menudo por mi ciudad, Barakaldo.

Lo dije en el Pleno de constitución del Ayuntamiento, celebrado el pasado 13 de junio tras las elecciones municipales, y creo oportuno repetirlo ahora: en esta nueva legislatura los concejales y concejalas del Partido Socialista de Barakaldo nos continuaremos guiando por valores como la honestidad, la humildad y la cercanía. Pero, sobre todo, nuestras acciones se van asentar siempre sobre el bien común.

Lo primero para nosotros es Barakaldo. Por encima de cualquier otra circunstancia estará siempre que las decisiones que tomemos sean buenas para los vecinos y vecinas. Porque lo mejor para Barakaldo también es lo mejor para el Partido Socialista.

No somos perfectos y lógicamente nos podremos equivocar, pero habrá sido buscando lo mejor para las personas que habitan en nuestra ciudad. Eso os lo puedo garantizar.

Anuncios