Campaña antibarakaldesa

Bilbao Ría 2000, Gobierno central, Gobierno Vasco, Diputación, Metro Bilbao… Todos tienen un punto en común: están dirigidos por PNV y/o PP. A decir verdad, cuando asumí la Alcaldía hará un año di un voto de confianza a estas instituciones porque, aunque están dirigidas por partidos distintos al que yo represento (el PSE-EE) y podemos discrepar ideológicamente, daba por hecho que como representantes políticos defendían los intereses de los ciudadanos y ciudadanas. También, claro está, de quienes residen en Barakaldo.

Está visto que me equivoqué y a los hechos me remito. Sobre todo en lo referente al PNV. Si la carretera Interfábricas o bulevar de Serralta acumula por parte de la Diputación más de 17 años retraso, qué decir del Parque Empresarial de Burtzeña (Diputación y Gobierno Vasco) o del tranvía (Gobierno Vasco). Por no hablar de los 18 millones menos que ha recibido el Ayuntamiento del ente foral desde 2008.

Si les parecía poco, hace dos años y medio ambos partidos paralizaron además las obras de la pasarela peatonal de Murrieta pese a que había dinero en Bilbao Ría 2000, y lo sigue habiendo, como evidencia que se inviertan solo este año 10,06 millones de euros en Bilbao (la pasarela cuesta solo 1,7, pero una vez más no les llega, dicen, y encima tienen la cara de pasarnos la pelota cuando es su obligación legal).

Ahora, a todo este tejemaneje se le une el trato discriminatorio a la hora de financiar las líneas de autobús. Mientras en Bilbao la Diputación subvenciona un 40% del bus municipal a Santa Marina, en Barakaldo no ponen ni un céntimo para el KBUS a El Regato, cuando legalmente estamos ante el mismo caso: un trayecto urbano y en una localidad de más de 50.000 habitantes. Esta decisión se produce, además, mintiéndonos a la cara, porque nos dijeron que “no iba a ver excepciones”. No sé cuál será la próxima, pero están poniendo el listón muy alto en cuanto a barbaridades se refiere.

A los mandos de estas instituciones solo parece interesarles una cosa: ganar las elecciones municipales. En Bilbao, invirtiendo casi todo el dinero del que disponen. Y en Barakaldo, dejando de hacerlo para que PNV y PP puedan descabalgarnos a nosotros, los socialistas.

Es un acoso y derribo sibilino, pero duro. No les tiembla la mano en tomar decisiones que perjudiquen a la gestión del Ayuntamiento de Barakaldo. Lo que no se dan cuenta es que a quien realmente están perjudicando con sus decisiones es a los vecinos y vecinas, y mientras así sea me tendrán en frente. Por encima de intereses partidistas, lucharé hasta que nos devuelvan lo que esta ciudad se merece. No tengan ninguna duda.

Me dejo bigote

Sí, han leído bien. A partir de ahora luciré mostacho, y no es por estética ni porque quiera tapar alguna imperfección en la cara, sino porque por segundo año consecutivo me he decidido unir a una campaña solidaria que se celebra en todo el mundo bajo el nombre de ‘Movember’. El objetivo de esta iniciativa es la recaudación de fondos y la concienciación sobre el cáncer de próstata y testicular y la salud mental.

‘Movember’ (juego de palabras entre las palabras mostacho y noviembre, en inglés), nació en Melbourne (Australia) a principios del siglo XX  y en poco más de 10 años se ha convertido en un movimiento global que ha implicado a millones de personas, ha fundado más de 570 proyectos y ha recaudado miles de millones de euros en todo el mundo; en concreto, se calcula que en 2012 se obtuvieron 113,5 millones.

El movimiento propone a los hombres afeitarse por completo el último día de octubre para, a partir del 1 de noviembre, dejar crecer sus bigotes y llamar así la atención de la sociedad. Será entonces cuando, al ser preguntado por el motivo de su cambio estético, el hombre con bigote podrá crear una conversación que dará la posibilidad de tratar temas de salud masculina que son, habitualmente, poco abordados tanto por la sociedad como por los medios de comunicación.

A través de la página web de la Fundación Movember (es.movember.com) también se pueden hacer donativos (yo lo haré, cómo no), inscribirse en la campaña y participar en diferentes eventos. No sé vosotros, pero creo que el tema lo merece. ¡Adelante esos mostachos!

P.D.: En cuanto acabe el mes me lo quito sin falta.