Los valores, las personas

Cuando un político pierde la perspectiva de que el centro de sus acciones son los ciudadanos y ciudadanas a los que representa, no comete un simple fallo. Queda atrapado en el mayor error que puede cometer como representante público.

Convendrán conmigo en que lo difícil es saber cuándo se cae en ese error, porque no todo el mundo opina igual y el mismo asunto puede ser visto con ojos muy diferentes. El mecanismo de alerta que yo suelo usar es lo que palpo a pie de calle; es decir, lo que me comentan la mayoría de los propios vecinos y vecinas. Y es que yo soy alguien normal, que pasea a menudo por mi ciudad, Barakaldo.

Lo dije en el Pleno de constitución del Ayuntamiento, celebrado el pasado 13 de junio tras las elecciones municipales, y creo oportuno repetirlo ahora: en esta nueva legislatura los concejales y concejalas del Partido Socialista de Barakaldo nos continuaremos guiando por valores como la honestidad, la humildad y la cercanía. Pero, sobre todo, nuestras acciones se van asentar siempre sobre el bien común.

Lo primero para nosotros es Barakaldo. Por encima de cualquier otra circunstancia estará siempre que las decisiones que tomemos sean buenas para los vecinos y vecinas. Porque lo mejor para Barakaldo también es lo mejor para el Partido Socialista.

No somos perfectos y lógicamente nos podremos equivocar, pero habrá sido buscando lo mejor para las personas que habitan en nuestra ciudad. Eso os lo puedo garantizar.

Anuncios

Barakaldo, la ciudad que entre todos y todas construimos

El pasado jueves a la tarde-noche se presentó en el Centro Cívico Clara Campoamor el nuevo vídeo para la promoción económica y turística de Barakaldo, un soporte elaborado por el Ayuntamiento y que cuenta con una subvención de la Diputación Foral de Bizkaia (se puede ver en el siguiente enlace: (http://www.barakaldo.org/portal/web/el-ayuntamiento/videos/si-es-tu-ciudad).

El conocido presentador Carlos Sobera y muchos otros barakaldeses y barakaldesas anónimos protagonizan un vídeo que, en los tiempos que corren de crisis económica, intenta poner en valor el potencial de una ciudad como la nuestra y sus vecinos y vecinas para lograr ese objetivo tan importante que nos traemos entre manos: atraer empresas y crear puestos de trabajo.

Ciertamente, el cambio urbano y social de Barakaldo se ve, se toca, se percibe. Por eso, hubiera sido muy sencillo encargar un vídeo con imágenes superpuestas que demostraran lo mucho que hemos cambiado.

Pero desde el primer momento tenía claro que poner en valor la transformación social y urbana de Barakaldo no era suficiente, ni reflejaba en su justa medida la realidad de nuestra ciudad. Queríamos mostrar al mundo quiénes somos y cómo somos, además de dar a conocer qué se puede encontrar uno aquí. Y nada mejor que hacerlo situando en el epicentro de la narración a los verdaderos protagonistas de Barakaldo: vosotros, los ciudadanos y ciudadanas. Así ha sido y así será cada vez que tenga oportunidad de hacerlo. De eso podéis estar seguros.

Cuidar la ciudad, cosa de todos

La falta de civismo se ha convertido en un mal endémico de nuestra sociedad. No es casual que cada dos por tres aparezcan bancos rotos, chicles pegados en el suelo, heces caninas sin recoger o papeles desperdigados por el suelo, por poner algunos ejemplos comunes. Ocurre a menudo en todos los pueblos y ciudades, por lo que Barakaldo no es una excepción, pero no por ello quiero dejar de hablar de un tema que considero importante.

Muchos son los esfuerzos realizados por nuestro Ayuntamiento en los últimos años para intentar atajar el incivismo de unos pocos, y que el resto de la población no se vea perjudicada por su comportamiento. Campañas de concienciación, sanciones, Bandos… Se ha hecho casi de todo, y aún así siguen surgiendo los mismos problemas. Quizás en menor medida, pero las actitudes incívicas no desaparecen del todo, ni mucho menos.

¿Qué hacer entonces? En mi opinión, no queda otra que insistir. Porque este tipo de procesos de concienciación ciudadana no se consiguen de un día para otro.

Me contaba el otro día un buen amigo que en su empresa tenían la costumbre de dejar los ordenadores y luces encendidas al abandonar el puesto de trabajo, y que solo tomaron conciencia del problema cuando alguien decidió colocar carteles recordando la necesidad de ahorrar energía en todo tipo de interruptores y empezó a enviarles correos electrónicos todas las mañanas. Sí, es una decisión drástica, y a priori resulta imposible aplicarla a la calle. Pero demuestra que, cuando la razón está de tu parte, insistir es el camino.

Recordad: cuidar Barakaldo es cosa de todos. Hagámoslo.

Orgulloso de ser barakaldés (no bilbaíno)

Lo confieso: hay pocas cosas que me enerven más que ver cómo confunden a Barakaldo con Bilbao. Con el paso del tiempo, he comprobado que no es un mero error geográfico. Fuera de Euskadi se tiende a pensar que toda aquella persona residente en la zona metropolitana de Bilbao es de la capital, y ya sabemos (al menos por estos lares) que no es así.

Quienes me conocen saben que soy barakaldés de nacimiento y residencia, y me siento muy orgulloso de serlo, hasta el punto de que cuando salgo de mi ciudad hago gala de ello.
Esta reflexión viene a colación de la continua ‘colocación’ por parte de algunos medios de comunicación del BEC en Bilbao, una tendencia en gran culpa achacable al bautismo de la feria como Bilbao Exhibition Centre. Será un nombre que quizás tenga más tirón internacional, pero estarán conmigo en que no se corresponde con la ubicación real de la infraestructura. Porque el BEC está en Barakaldo, no en Bilbao. Por eso hubiera sido más correcto ponerle el nombre, no ya de Barakaldo Exhibition Centre (ahí me pierde el orgullo), sino cuando menos Bizkaia Exhibition Centre.

No me termino de acostumbrar a abrir un periódico local y ver cómo se dice que ‘Rihanna actuará en Bilbao’ cuando en realidad es en Barakaldo. Ni a encender la televisión y que se haga una conexión en directo desde el BEC, situándolo en Bilbao. No digamos ya de la radio o de algunas páginas web. Está mal por el que comete el error de situar un evento en otro municipio, pero digo yo que en algo habrá contribuido el confuso nombre de la feria de muestras o que el propio Twitter oficial de la propia infraestructura se llame @BEC_Bilbao, autositúandose para más inri en Bilbao.

Me disgusta está situación, y me disgusta ver también colocados carteles en el metro o en las paradas de autobús donde se anuncian competiciones deportivas de alto nivel o conciertos de renombre con la coletilla de ‘En Bilbao’ cuando se celebran en el Bizkaia Arena, el pabellón multiusos del BEC.

Como Alcalde no me pienso quedar de brazos cruzados. Aquí y ahora, anuncio mi intención de tomar cuantas iniciativas sean necesarias para evitar, de una vez por todas, esta confusión. Barakaldo se lo merece.