Evitando desahucios

Dicen que el tiempo pone a cada uno en su sitio. Y en el caso de la lucha contra los desahucios se está demostrando que las medidas que pusimos en marcha los Socialistas en Barakaldo han sido acertadas. Que se evitara el desalojo de todas las familias que recurrieron a nuestros servicios de mediación  en los últimos días era un claro indicador de que las iniciativas funcionaban. Como lo es también que ayuntamientos de todo el país (incluidos los dos más grandes, Madrid y Barcelona) estén pensando ahora en poner en marcha sistemas similares.

Ojo, que tampoco digo que esas medidas sean la panacea. Más bien es lo que podemos llegar a hacer los representantes de los ciudadanos y ciudadanas en los ayuntamientos mientras otras instituciones, véase Gobierno de España, no cambian las leyes correspondientes.

La aprobación de una Ley Vasca de Vivienda, a propuesta del PSE-EE, es también un avance importante porque facilita a las familias disponer de un techo en el que vivir. Y es que cabe recordar que en Euskadi hay 4 veces más de viviendas vacías que en 2009. En concreto, alrededor de 42.000 viviendas no están en venta, no han salido al alquiler o ni siquiera se usan como segundas residencias durante las vacaciones de verano, Semana Santa, puentes, etc.

Ahora solo falta que el Gobierno Vasco (PNV) aplique la normativa con rigor y que Pedro Sánchez sea presidente del Gobierno de España para que se aprueben unas leyes generales que profundicen en esta vía.

Cuando se castiga a los mejores *

Hemos logrado convertir Barakaldo en el tercer gran Ayuntamiento con la deuda por habitante más baja de todo el país, según los datos del Ministerio de Hacienda (seríamos el primero de no ser por la discriminación a la que nos somete la Diputación en el reparto de fondos). Y, en cambio, no recibimos premio alguno. Todo lo contrario: tenemos las mismas restricciones en el gasto por parte del Gobierno central que las instituciones públicas más endeudadas. No somos una excepción, ya que me consta que a otros ayuntamientos cumplidores les ocurre lo mismo.

Es injusto. Porque no se trata de gastar más por capricho. Realmente, con mayor capacidad de gasto podríamos mejorar aún más nuestra ciudad redoblando la transformación urbana, renovando todavía un mayor número de infraestructuras deportivas, educativas y culturales o aumentando la inversión en creación de empleo y políticas sociales.

Pero últimamente nos encontramos obstáculos para todo, incluso para algo que yo creo fundamental como la seguridad ciudadana. Año tras año bajan los delitos en nuestra ciudad, si bien eso no es óbice para admitir que hacen falta más agentes para la Policía Local; es posible que decenas.

¿El problema? Que el Gobierno del PP nos prohíbe ir más allá del 100% de la tasa de reposición de los puestos de trabajo vacantes por jubilación o incapacidad, que en nuestro caso son 4. Los cubriremos de inmediato, aunque nos sabe a poco, teniendo en cuenta además que tenemos dinero para ir mucho más allá.

De acuerdo en que hemos de ser cautelosos en el gasto y no endeudarnos sin ton ni son, pero de ahí a restringir a un Ayuntamiento saneado porque hay otros que tienen deudas desorbitadas (véase Madrid, con casi 7.000 millones de euros, o Valencia, con más de 800), me parece delirante. Igual que se grabe el IVA de las obras de arte al 10% de los espectáculos culturales al 21%. O que se sigan rescatando bancos mientras estos desahucian a nuestras familias. Necesitamos ya mismo un cambio en el Gobierno central y poner fin a la austeridad generalizada. Barakaldo y sus vecinos y vecinas saldremos ganando.

*Artículo publicado en Eldiarionorte.es (http://www.eldiario.es/norte/vientodelnorte/castiga-mejores_6_354924508.html)