El poder real

No es cierto aquello que dicen sobre la erótica del poder. Al menos, en Barakaldo. Desde que no soy Alcalde, me llama poderosamente la atención el cariño con el que me siguen tratando los vecinos y vecinas de mi ciudad cuando me ven por la calle o acudo a los actos, y los continuos mensajes de ánimo que sigo recibiendo por las redes sociales. Me resulta agradable saber que sigo siendo útil para resolver los problemas de la gente, ahora en mi condición de concejal y portavoz del PSE-EE.

Siempre he sabido que el poder real no lo tienen los cargos públicos ni las multinacionales y bancos que intentan controlarlo todo, sino los propios ciudadanos y ciudadanas. No solo porque votamos (yo me incluyo, obviamente) y, de forma soberana, elegimos a nuestros representantes. También porque somos capaces de movilizarnos en uno u otro sentido para cambiar las cosas, al margen si hay elecciones o no. No hay más que ver el éxito que tuvieron las manifestaciones en contra de la reforma de la Ley del Aborto planteada por el PP, por poner un ejemplo reciente.

El poder real no lo tenemos los políticos. Lo tiene la gente. Y yo me siento más poderoso que nunca, porque pisando la calle sigo viendo ganas de cambiar las cosas, y porque sé que vamos a ser capaces de hacerlo.

Acabar con las desigualdades sociales, con la pobreza, con los accidentes laborales que se cobran vidas de nuestros vecinos, con el desempleo, con la violencia de género, con la discriminación por razón de sexo, raza o preferencia sexual… Todo eso está en nuestra mano. Luchemos por ello.

Anuncios