Un Orgullo

Este año se celebra el X aniversario de la aprobación de la Ley 13/2005 de 1 de julio impulsada por el Gobierno Socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que modificó el Código Civil para reconocer el matrimonio entre las personas del mismo sexo.

Con esa ley, España se colocó a la vanguardia mundial en el reconocimiento de derechos civiles. Nos convertíamos en un país más libre, más igualitario, más justo. Y, lo que es más importante, se devolvía la dignidad a muchas personas a las que se había marginado durante años negándoles el derecho constitucional a la igualdad.

Hace poco nos dejó Pedro Zerolo, un Socialista que tanto luchó por el matrimonio igualitario. Una persona cuya trayectoria intachable le ha granjeado elogios desde todos los grandes partidos políticos y que te hace sentirte orgulloso de ser militante del Partido Socialista.

A Pedro le hubiera gustado que no bajáramos la guardia y sigamos luchando por una sociedad igualitaria, en donde no discrimine a nadie por ser gay, lesbiana, transexual o bisexual. Este domingo se celebra el Día del Orgullo Gay y el miércoles el aniversario del matrimonio entre las personas del mismo sexo, así que quiero aprovechar la ocasión para recordar que aún queda mucho trabajo por hacer en esta materia. Que todavía hay quien discrimina o incluso agrede a la gente por su condición sexual.

Que la bandera arcoiris nos siga guiando por el sendero de la igualdad.

Anuncios

Orgulloso de ser barakaldés (no bilbaíno)

Lo confieso: hay pocas cosas que me enerven más que ver cómo confunden a Barakaldo con Bilbao. Con el paso del tiempo, he comprobado que no es un mero error geográfico. Fuera de Euskadi se tiende a pensar que toda aquella persona residente en la zona metropolitana de Bilbao es de la capital, y ya sabemos (al menos por estos lares) que no es así.

Quienes me conocen saben que soy barakaldés de nacimiento y residencia, y me siento muy orgulloso de serlo, hasta el punto de que cuando salgo de mi ciudad hago gala de ello.
Esta reflexión viene a colación de la continua ‘colocación’ por parte de algunos medios de comunicación del BEC en Bilbao, una tendencia en gran culpa achacable al bautismo de la feria como Bilbao Exhibition Centre. Será un nombre que quizás tenga más tirón internacional, pero estarán conmigo en que no se corresponde con la ubicación real de la infraestructura. Porque el BEC está en Barakaldo, no en Bilbao. Por eso hubiera sido más correcto ponerle el nombre, no ya de Barakaldo Exhibition Centre (ahí me pierde el orgullo), sino cuando menos Bizkaia Exhibition Centre.

No me termino de acostumbrar a abrir un periódico local y ver cómo se dice que ‘Rihanna actuará en Bilbao’ cuando en realidad es en Barakaldo. Ni a encender la televisión y que se haga una conexión en directo desde el BEC, situándolo en Bilbao. No digamos ya de la radio o de algunas páginas web. Está mal por el que comete el error de situar un evento en otro municipio, pero digo yo que en algo habrá contribuido el confuso nombre de la feria de muestras o que el propio Twitter oficial de la propia infraestructura se llame @BEC_Bilbao, autositúandose para más inri en Bilbao.

Me disgusta está situación, y me disgusta ver también colocados carteles en el metro o en las paradas de autobús donde se anuncian competiciones deportivas de alto nivel o conciertos de renombre con la coletilla de ‘En Bilbao’ cuando se celebran en el Bizkaia Arena, el pabellón multiusos del BEC.

Como Alcalde no me pienso quedar de brazos cruzados. Aquí y ahora, anuncio mi intención de tomar cuantas iniciativas sean necesarias para evitar, de una vez por todas, esta confusión. Barakaldo se lo merece.